Diferencia entre tanatopraxia y tanatoestética

Diferencias entre Tanatopraxia y Tanatoestética

Dar el último adiós a un ser querido es siempre un momento doloroso. Para que esta despedida sea lo más armoniosa posible es necesario el aporte de dos disciplinas centrales: la tanatopraxia y la tanatoestética. ¿Qué se hace en tanatopraxia y tanatoestética?, ¿cuál es la diferencia entre tanatopraxia y tanatoestética?, ¿qué estudios se necesitan para hacer tanatopraxia y tanatoestética? Todos estos interrogantes y más tendrán respuesta en este nuevo artículo de nuestro blog.

Dos disciplinas complementarias

Enfrentar la muerte de un ser querido es una de las situaciones más difíciles que nos puede tocar transitar a lo largo de nuestra vida. Ante tanto dolor, el funeral cumple un rol social y cultural: dar el último adiós a nuestros familiares o amigos fallecidos..

Para que el cuerpo de nuestro ser querido preserve la esencia y calidez que tenía en vida es que resulta necesaria la intervención de los profesionales funerarios. La tanatopraxia y la tanatoestética son prácticas que ayudan a que la presentación de una persona fallecida tenga el aspecto más natural y sereno posible cuando llegue el momento de la despedida.

Aunque se trata de disciplinas complementarias, cada una de ellas tiene sus particularidades.

¿Qué es la tanatopraxia?

Etimológicamente, el término tanatopraxia tiene su origen en el vocablo griego “Thanatos” (muerte) y  en la raíz “Praxia” (práctica). Con esta palabra, nos referimos al conjunto de acciones que se realizan sobre un cadáver para su higienización, conservación, embalsamamiento, restauración, reconstrucción y cuidado estético. 

El objetivo central de la tanatopraxia es preservar el cuerpo, evitando su descomposición. Esta tarea resulta fundamental en aquellos casos en los que el funeral no puede realizarse inmediatamente después de la muerte de la persona (ya sea por traslados, por estudios que deben realizarse al cadáver, entre otras cuestiones).

Estas tareas de desinfección y preservación del cadáver se realizan a partir de la inyección vascular y de cavidad de soluciones acuosas y químicos germicidas solubles, tanto de origen natural o microorgánicos. Todo ello permite la conservación y embalsamamiento del cuerpo. 

Adicionalmente, el tanatopractor realiza un proceso especial para ocultar cualquier defecto, cicatriz o perforación que tenga el cuerpo, tratando de esconder estas imperfecciones y que sean poco visibles. De ser necesario, también se realiza la reconstrucción de diversas partes del cuerpo.

Vale, por último, hacer una diferenciación entre la conservación transitoria y el embalsamamiento. Este último, requiere de técnicas específicas que sirven para aquellos casos en los que los restos de la persona difunta deban estar expuestos por más de 72 horas. Será necesario, para ello, aplicar sustancias químicas en mayor cantidad y concentración, con la finalidad de impedir el proceso de descomposición.

¿Qué es la tanatoestética?

La tanatoestética es también una especialidad de la tanatopraxia pero, a diferencia de ésta, se focaliza en el tratamiento estético exterior del fallecido. Es lo que se conoce normalmente como la preparación del cadáver a partir del uso de maquillaje y otras técnicas.

Al igual que en el caso de la tanatopraxia, el fin de esta disciplina es el de dotar al cuerpo de un mejor aspecto para poder ser expuesto ante familiares y amigos durante el proceso del velatorio. De esta manera, se aporta un aspecto de tranquilidad al cuerpo que da la sensación de descanso. Aunque parezca algo menor, la realidad es que esto ayuda a los familiares a transitar el duelo.

Entre sus principales funciones, el tanatoesteticista se encarga de la recogida y recepción del cadáver, la colocación del cuerpo y elevación de la cabeza, la verificación del difunto y el trabajo con el cadáver, el vestido, peinado y uso de maquillaje y su enferetrado.

​​Además, estará a cargo de cuidados estéticos como suturar la boca, para que quede cerrada y con aspecto natural, y el taponamiento de los orificios naturales de la persona, como la tráquea y las fosas nasales, con algodón y unas pinzas largas con punta roma.

Con el objetivo de lograr la mejor apariencia posible, se utilizan maquillajes como cubreojos para colocarlos debajo del párpado, se maquillan las lesiones o imperfecciones producidas a causa de la muerte y todo el cuerpo en general, no solo la cara sino también el cuello y las manos, con polvos, base, pintalabios, coloretes, iluminadores, etc.

Diferencias entre Tanatopraxia y Tanatoestética

Aunque es evidente que ambas profesiones pertenecen a la misma familia, existen algunas diferencias a marcar. 

Como se ha dicho, la tanatopraxia se define como las prácticas realizadas a un cadáver para mejorar su estado tanto en lo visible como en aquello que no se ve. Se trata de una profesión muy antigua, cuyos orígenes se remontan a Egipto. Hoy en día, la tanatopraxia busca cuidar y preservar al difunto para que sea posible la despedida a pesar de haber transcurrido algunos días.

Por otro lado, la tanatoestética es el paso que sigue a la preparación del cuerpo. Se trata de la preparación visual que se logra a partir del correcto cuidado y maquillaje del difunto, lo que le permite a los familiares recordarlo tal y como era en vida.

A pesar de la confusión que suele haber entre ambos términos, se trata de dos disciplinas complementarias con competencias particulares. Hoy en día, ambas especialidades son muy populares por la buena salida laboral que tienen y existen muchos cursos de capacitación disponibles a lo largo de toda España.

Compara precios de funerarias

y ahorra encontrando la mejor opción