Home » Informes y estudios » Situación del sector funerario en España 2021

Situación del sector funerario en España 2021

En este informe explicamos todo lo necesario para entender la situación del sector de los servicios funerarios en España, actualizada con los últimos datos disponibles. Utilizamos las mejores fuentes nacionales e internacionales.

Tabla de Contenidos

Tamaño del mercado funerario en España por defunciones

Según datos del Instituto Nacional de Estadística -INE-, la pandemia de Covid-19 ha sido un hecho totalmente disruptivo en los datos de defunciones en el país. Como referencia, cabe señalar que el número de defunciones en España en 2020 ha sido de 492.930, lo que ha supuesto un incremento del 17,7% respecto a las 418.703 del 2019.

Por meses, destacan los aumentos de marzo y abril, del 56,8% y 78,2%, respectivamente, comparado con los mismos meses del 2019. A partir del mes de agosto, repuntaron de nuevo las defunciones, sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número se incrementó un 21,0% y un 21,6%, respectivamente.

Tamaño de mercado y previsión sector funerario por defunciones 2021 Funos

Según las proyecciones del INE, el número de defunciones seguirá en aumento en los próximos años debido a la evolución de la pirámide poblacional. A pesar de la mayor esperanza de vida, el crecimiento alcanzará un máximo en 2063. Esto se traducirá en un incremento estimado del número de defunciones de entre el 0,4% y el 1,2% anual en los próximos 20 años, Por su parte, en 2034 se estima que se producirían 482.132 fallecimientos, mientras que en 2069 ese número llegará a 641.867.

Importancia del Seguro de Decesos en España

Una particularidad de España, única en el mundo en este aspecto, es la importancia del seguro de decesos. En España, en el 2019 el 59,60% de las defunciones fueron cubiertas por un seguro de decesos, según el ICEA. No en vano, el ramo de decesos es el segundo más importante, sólo superado por el de autos. Como se verá más adelante, el seguro de decesos crece sin parar año tras año.

El 45,64% de la población española dispone de un seguro de decesos en 2020, según la patronal de empresas aseguradoras Unespa. Esta penetración del seguro de decesos es muy desigual por provincias, abarcando desde el casi 79% de Cádiz, el 78% de Ávila, o el 74% de Badajoz, hasta el 17% de Melilla, el 19% de Soria, o el 22% de Baleares.

Cuota de mercado de las principales aseguradoras en el ramo decesos España 2019 Funos

Más de la mitad (55%) del mercado de seguro de decesos está en manos de las dos principales aseguradoras del ramo, Santalucía y Ocaso.

De entre las grandes aseguradoras generalistas, Mapfre tiene un alto peso en el sector (12,6%), y Segurcaixa Adeslas se introdujo más tarde, aunque viene creciendo rápido.

Igualmente, existe una gran variedad de aseguradoras medianas y pequeñas especializadas en este seguro.

Muchas de las compañías aseguradoras especialistas en decesos tienen una vinculación directa con empresas funerarias, como se verá más adelante.

Para más información, puede interesar este artículo de nuestro blog sobre las tipologías de Seguros de Decesos.

Tamaño económico del mercado funerario en España

Según datos de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios – Panasef-, durante el año 2019 el sector funerario facturó en torno a los 1.565 millones de euros, 35 millones de euros más que en 2018. En 2020, con la alta mortalidad debida a la pandemia, la facturación del sector alcanzó los 1.700 millones de euros (135 millones de euros más, un 8,6% de incremento). La tendencia para los próximos años se mantiene ligeramente al alza.

Este dato de facturación es equivalente a cerca del 0,13% del PIB, y se eleva al 0,32% si se incluye la actividad de las compañías de seguros que comercializan el ramo de decesos.

Volumen de facturación de servicios funerarios España 2020 Funos Panasef

El empleo que genera el sector funerario en España

La cantidad de puestos de trabajo proporcionados por el mercado funerario en España se encuentra en aumento. En 2019, las empresas del sector emplearon a 11.964 trabajadores, lo que representó un aumento de 454 respecto al año anterior. Del total de trabajadores, el 28% son mujeres mientras que el 72% restante son hombres.

Si se tiene en cuenta que en España fallecen en promedio unas 1.144 personas por día, el sector dispondría actualmente de 10,45 trabajadores por fallecimiento diario.

Estructura de la oferta: las empresas funerarias en España

La libre competencia es la regla en el sector funerario desde 1996. Sin embargo, esta competencia varía mucho entre municipios. En todas las grandes ciudades españolas coexisten como mínimo dos operadores y, en la mayoría de ellas, unos cuantos más. En los pueblos y ciudades pequeñas, por otro lado, la situación es bastante diferente ya que el tamaño de la demanda no es suficiente para que exista negocio para varias empresas, dejando el mercado local en situación de baja competencia.

En España, el sector funerario se compone de unas 1.100 empresas funerarias. Conviven las compañías privadas con las públicas, en libre concurrencia. Según su volumen de facturación, estas empresas se estructuran del siguiente modo:

Número de empresas del sector funerario por tamaño de empresa Funos Panasef

Del gráfico adjunto se deduce que, a pesar de que existen algunos grandes grupos empresariales, con presencia en mucha parte del territorio nacional, la mayoría del mercado sigue en manos de pequeñas y medianas empresas.

En los últimos años se ha visto una tendencia hacia la concentración del sector. Las grandes empresas llevan años adquiriendo a otras de tamaño mediano y pequeño para consolidar su presencia nacional. Así, todas las grandes funerarias han ido creciendo en los últimos años a base de adquisiciones e inversiones en nuevas instalaciones (tanatorios y crematorios).

Los operadores más grandes del país son:

  • Mémora: propiedad del fondo de pensiones canadiense Ontario Teachers Pension Fund (OTPP), con presencia en España y Portugal, 165 millones de euros de facturación en 2019, casi 46.000 servicios anuales, alrededor de 1.400 empleados, 136 tanatorios, 34 crematorios y 35 cementerios
  • Albia: propiedad de Santalucía (aseguradora líder en España en seguros de decesos, con una cuota cercana al 35% del ramo de decesos), 91 millones de euros de facturación en 2020, 53.000 servicios anuales, más de 1.000 empleados, 126 tanatorios, 36 crematorios, 20 cementerios.
  • Funespaña: propiedad de Mapfre (aseguradora líder en España, y tercera en el ramo de decesos, con una cercana al 13% en el ramo), 48 millones de € de facturación en 2020, 32.000 servicios en 2020, 550 empleados, 154 tanatorios, 25 crematorios, 24 cementerios
  • Servisa: propiedad de Ocaso (segunda aseguradora de España en decesos, con una cuota del 21% en el ramo), 673 empleados, 66 millones de € de facturación en 2020, 45 tanatorios

(fuentes: últimos informes anuales de les empresas citadas, datos depositados en el Registro Mercantil 2019 y 2020, e ICEA – Ranking Seguro de Decesos 2019)

Albia y Funespaña anunciaron en octubre 2018 su intención de fusionarse. Esta operación de fusión fue analizada por la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) y fue aprobada por este organismo en septiembre 2021, con algunas condiciones. Finalmente, parece que esta fusión no se llevará a término, según las últimas noticias publicadas en octubre 2021.

Una alta y moderna capacidad en tanatorios y crematorios

En España existen 2.525 tanatorios con unas 7.050 salas de velatorio frente a una media de 1.144 fallecimientos diarios (1.350 personas al día en 2020). Siendo el periodo medio de alquiler de una sala de velatorio de 24 horas, esto se traduce en una capacidad de las instalaciones de más de 6 veces la demanda, si no hubiera estacionalidad y picos de demanda.

A pesar de la sobrecapacidad, el modelo español de tanatorio, con unas instalaciones modernas y que proveen de múltiples servicios, es probablemente uno de los más avanzados del mundo. Mientras en España se ha convertido en hábito la vela en un tanatorio habilitado al respecto, en el resto de países de nuestro entorno y países desarrollados las velas siguen siendo en casas particulares, en iglesias o en pequeñas oficinas funerarias locales, que nada tienen que ver con nuestros modernos tanatorios.

Aunque el alquiler de una sala de velatorio en un tanatorio no es imprescindible para realizar el servicio funerario, sí que es la opción escogida por la mayoría de usuarios.

Respecto a los hornos crematorios, la capacidad instalada también multiplica las necesidades. No en vano somos el país europeo con más hornos para la incineración, en concreto, 487, que permitirían realizar 1.856 incineraciones diarias, frente a una demanda actual de 510 al día. Es decir, la capacidad actual cubre más de 3 veces la demanda, aunque esta demanda va en aumento año tras año. En este sentido, España es el país europeo con más hornos crematorios, con 487, muchos más que los 307 del Reino Unido, los 185 de Francia o los 159 de Alemania, según The Cremation Society y EFFS (European Association of Funeral Services) (datos de Reino Unido, Francia y Alemania en 2019) y Panasef (datos de España en 2020).

La cremación ya representa más del 45% de los servicios funerarios en España, según Panasef.

Una tendencia claramente creciente, que no es esclusiva de nuestro país, si no que va creciendo en todos los países de nuestro entorno.

Así España se sitúa, en porcentaje de cremaciones, por detrás de los países del centro y norte de Europa, pero a la cabbeza de los países mediterráneos.

Si quieres conocer todos los detalles sobre la evolución de las cremaciones en España y en el mundo, consulta el Informe sobre tendencias del sector funerario en España 2021 elaborado por Funos.

Porcentaje de cremaciones en Europa Funos

Situación legislativa del sector funerario en España

El Real Decreto Ley 7/1996, de 7 de junio, dio inicio a una nueva etapa en la actividad de las empresas funerarias en España. En él se establecían medidas urgentes de carácter fiscal y de fomento y liberalización de la actividad económica, lo que afectó de manera directa al sector. Hasta 1996, la regulación imperante era la Ley 7/1985, de 2 de abril, que reservaba la prestación de los servicios funerarios a las entidades locales, creando un régimen de monopolio. Aunque la nueva legislación posibilitó la liberalización de la industria funeraria, no eliminó la potestad de los ayuntamientos para someter a autorización la prestación de estos servicios.

Varios años después, la Ley 24/2005, de 18 de noviembre, propició reformas para impulsar la productividad en diferentes sectores, entre los que se encontraba el funerario. Entre sus principales medidas, destaca la profundización de la liberalización de los servicios funerarios, dotando de habilitación para operar en todo el territorio nacional a las empresas autorizadas por cualquier Ayuntamiento. Esta autorización alcanza toda actividad asociada a sus funciones principales consistente en el traslado de cadáveres. También dispuso que los requisitos para obtener la autorización debían establecerse de acuerdo con los criterios mínimos que, en su caso, fijaran el Estado y las comunidades autónomas o los ayuntamientos.

Posteriormente, se aprobó la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicio y su ejercicio, que impacta también a los servicios funerarios, como trasposición de la Directiva 2006/123/CE, del Parlamento y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior. Entre sus principales disposiciones, esta norma declaraba la eficacia de las autorizaciones en todo el territorio nacional. Asimismo, en este marco de transposición de la Directiva de Servicios también se aprobó la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la ley sobre libre acceso a las actividades de servicios, que puso en línea la legislación española con el Derecho comunitario en diversos ámbitos.

Finalmente, en junio de 2011 el Consejo de Ministros del Gobierno Zapatero aprobó un Proyecto de Ley de servicios funerarios que decayó en septiembre del mismo año con la disolución de las Cortes. Este proyecto de ley actualizaba y modernizaba la normativa sobre el sector, eliminando cargas administrativas en el acceso y ejercicio de la actividad. Garantizaba así el libre acceso y ejercicio de la prestación de servicios funerarios, a la vez que favorecía la competencia efectiva en el mercado al establecer la libertad de elección del prestador por parte de los usuarios. Con ello se buscaba poner fin a la obsolescencia normativa imperante. Sin embargo, la ley no llegó a aprobarse y, hoy en día, el sector sigue reclamando una legislación nacional de estas características. Actualmente, el Decreto de Policía Sanitaria Mortuoria de 1974, una normativa que se considera obsoleta, es la que sigue legislando al sector.

Más allá de la legislación nacional, el sector se halla en un laberinto de diferentes regulaciones autonómicas y municipales. Varias Comunidades Autónomas disponen de su propia legislación, mientras que muchos ayuntamientos también poseen requerimientos propios. Esta situación se traduce en duplicidades y normativas contrapuestas. En la práctica, esta situación dificulta la operativa del sector y pone trabas innecesarias al libre establecimiento y a la libre competencia.

Valoración de los usuarios de los servicios funerarios

Muchas de las empresas funerarias tienen establecido un sistema de valoración de la opinión del usuario a través de encuestas NPS (net promoter score), un sistema de medición estandarizado a nivel global. El NPS mide el nivel de satisfacción general del usuario basado en una sola pregunta “¿Recomendarías a familiares y amigos los servicios de la empresa?”, que se pide valorar de 0 a 10. El ratio NPS se mide como porcentaje de promotores (valoraciones 9 y 10) menos porcentaje de detractores (valoraciones de 0 a 6).

Según los informes anuales de gestión y memorias de las principales empresas del sector y los datos de Panasef, los niveles de satisfacción de los usuarios son muy altos, y mejoran año a año. En concreto, estos porcentajes de recomendación son:

  • Mémora: 75,4%
  • Media del sector: 73,5%

Estos resultados de NPS suponen una valoración media de los servicios prestados por encima del 9, lo que se traduce en que cerca del 97% de las familias se muestran satisfechas con el servicio prestado por las empresas funerarias (fuentes: Mémora y Panasef).

Tendencias del sector funerario en España

Puedes consultar este otro informe elaborado por Funos para conocer todas las tendencias del sector funerario en España.

Compara precios de funerarias
y ahorra encontrando la mejor opción